Hoy me detuve
muchas veces
a ver a la mujer que tengo al lado.

y pude advertir que sus ojos
son una luna nueva
en cada parpadeo
y que su piel
es un mástil de cuerpo entero
y su voz
no es la música ligera
de una tanda publicitaria
 y que en sus brazos
adivino mis sueños

su pelo negro
es más lindo que las mariposas
 y en sus manos
hasta yo soy una piedra precios.

A la mujer que tengo al lado
me detengo a mirarla
y el tiempo pasa volando.

Nadia

Mi mujer
tiene la belleza sin feriados

se hamaca en mis ojos
se duerme en mis labios
 y toda la paz
cabe en ese abrazo

Mi mujer
de la tierra y el cielo
del agua y el fuego:

las cuatro estaciones en la piel.

Mi mujer de arroz
de desayunos húmedos
de besos y porros
payasadas llenas de sol

Mi mujer
que cura años viejos.

Que dice
y se esconden las serpientes
se destejen los fantasmas
y se aburren las urgencias.

Mi mujer pequeña
como una golondrina
duerme

y el mundo se detiene
para no despertarla.


En tu lado de la cama


En tu lado de la cama
crece un mundo

un lago transparente
que retiene en sus aguas
todos los brillos del cuerpo

crece un bosque
donde respiran las ansiedades
viven las horas
y sobrevive el hombre.

En tu lado de la cama
hay un precipicio
que no descansa

un laberinto
de agua y pasto
y pájaros gritones

En tu lado de la cama
escribo poemas húmedos
sobre la almohada

a la hora de dormir…

Amor Normal (Color Pastel, 2011)


Buenos días normales
con palpitación normal
un beso en la mañana normal.

Un abrazo de brazos normales
acostados
vos y yo
en la cama revuelta
llena de sueños amanecidos
y de otros sueños
que aún siguen soñando…

Y nuestras pieles
que se buscan
normales
ven pasar las horas
entre el humo
de un café con leche
y un té
con tres cucharadas de azúcar
de un desayuno normal
mientras nuestros corazones
se mezclan
e iluminan la habitación
de luz normal
y cantan los pájaros
las canciones que nosotros queremos.

Dos enamorados normales
que se miran normalmente
con sus ojos brillantes
como astros normales
pero en la tierra
viviendo un tiempo normal
con una sonrisa pintada en la cara
bajo el sol normal
de un mediodía normal
de cualquier día.

Un paseo por el barrio normal
caminando
con tus caricias normales
en mi espalda
y mis manos en tu pelo normal
riendo
disfrutando
de las calles viejas de San Telmo
con sus casas normales
sus veredas angostas
todas rotas
sus personajes pintorescos
rodeados de una antigüedad normal.

Sentados
en uno de esos bancos
del Parque Lezama
abrazados
sonriendo
sin motivos
como dos locos normales
fumando marihuana
y tabaco
al mismo tiempo
observando a los árboles
crecer normalmente
dando sombra normal.

Un silencio normal
un gozo normal
de contemplación
de respirar lento
de suspirar
disfrutando de un amor normal.

Un beso normal
un poco porno
pero porno normal
contra la pared
apretados
ahora
en plena calle
con la gente normal alrededor
mientras atardece
y volvemos a casa
en busca de otra noche normal.

Desempacando

Camisitas
remeritas
voladitos
encajes
braguitas
hebillitas
zoquetes
vestiditos
falditas
zapatitos
lentes de actuación...

Mi mujer desarma las maletas
entre el frío
y los muebles de la casa
le piden ropa prestada.

Una tarde en calma
con los pies en la tierra
las palabras en los poemas
y mis besos en tu boca.